Anatomía y funcionamiento del ojo

Vamos a explicarte como esta constituido y como funciona el ojo para hacer posible una de las maravillas más grandes del mundo: la visión

El órgano visual puede considerarse como un estuche que guarda una delicada joya. El ojo se encuentra protegido por una cavidad ósea y resguardado por las prominencias de los pómulos y la frente, que actúan como amortiguadores cuando recibe golpes directos.

Aunque es tan pequeño como una pelota de golf, más del 80% de todo lo que aprendes, lo haces a través de él, gracias a que tiene millones de conexiones eléctricas con las que puede manejar millón y medio de mensajes simultáneos.

Aunque mucho lo han comparado con una televisión, no hay una, por grande y avanzada que sea que pueda igualarlo en sensibilidad. Analiza lo siguiente:

Su anatomía es una de las más maravillosas y complejas que hay. Al frente el ojo tiene una ventana transparente (la córnea, aproximadamente de 1.2 cm de diámetro), a través de la cual se inicia el proceso visual, refractando los rayos de luz. Luego sigue la pupila (es como un diafragma ajustable a la luz). Si hay luz se cierra y si está oscuro se abre.

Enseguida está el cristalino que es una de las partes más increíbles, es como un lente zoom, que se encarga de enfocar lo que ves y está rodeado por músculos diminutos muy fuertes y trabajadores. Cada vez que quieres ver de cerca estos músculos se contraen y el cristalino se engruesa. Cuando quieres ver de lejos, los músculos se relajan y el cristalino se adelgaza.

Adelante y atrás del cristalino tiene dos cámaras llenas de líquido. En la de adelante, el líquido es como agua (humor acuoso) y en la de atrás tiene una consistencia espesa, como la de un gel (humor vitreo).

Cuando ves un objeto, la luz pasa a través del cristalino, que lo enfoca y proyecta sobre la retina, que es como una pared que recubre las dos terceras partes del interior.

En 5 centímetros cuadrados la retina del ojo contiene 137 millones de células receptoras sensitivas a la luz. 130 millones de bastones para la visión en blanco y negro, y 7 millones de células fotoreceptoras, llamadas conos para la visión a color.

La visión en blanco y negro o a color responden a una serie de reacciones químicas. Para la visión en blanco y negro los bastones, al percibir una luz, desatan una cadena de reacciones químicas. La débil luz blanquea la rodopcina o pigmento rojo violáceo de los bastones. El proceso de blanqueamiento genera una cantidad mínima de electricidad, esta corriente pasa al nervio óptico y se transmite a tu cerebro a 500 Km por hora. Tu cerebro interpreta las señales que le llegan, y emite su fallo en tan sólo 2 millonésima de segundo.

En cuanto a la visión a color los conos se concentran en la fóvea, o depresión amarillenta que está en la parte posterior de la cámara. Esta es el centro de la visión que requiere precisión (lectura, costura, y todo aquel que requiera acercamiento) así como de la visión a colores.

Algunos afirman que los conos tienen pigmentos que se blanquean uno para el rojo, otro para el azul y otro para el verde, y que tu cerebro los combina para lograr infinidad de colores. Por ello, si algo fallara en este complicado proceso electroquímico no podrías ver los colores.

Aunque tú ves a través del ojo, en realidad ves a través de tu cerebro. Por eso si recibieras un golpe muy fuerte en la cabeza, suficientemente fuerte para destruir el centro óptico del cerebro, el ojo dejaría de funcionar y esto te causaría ceguera para toda la vida. Esta teoría puede respaldarse con los sueños, en los cuales ves imágenes aunque tus párpados estén cerrados.

Otro de los múltiples atributos del ojo son los músculos, que aunque diminutos, son en proporción los más fuertes del cuerpo. Durante un día normal se mueven aproximadamente cien mil veces para enfocar los objetos.

El equipo de limpieza del ojo es admirable. Las glándulas lagrimales producen una corriente continua de humedad que sirve para limpiarlo del polvo y otras materias extrañas. Las lágrimas contienen lizozima, un potente antimicrobiano que lo protege de las bacterias.

Los párpados actúan como limpia parabrisas para mantener húmeda y limpia la córnea, por eso parpadeamos casi las mismas veces que respiramos por minuto. Además de eso, el parpadeo sirve para que el ojo repose.

Aunque maravilloso, algunas veces tiene problemas y enfermedades. Los problemas más comunes de enfoque son la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo

Las enfermedades más comunes son: el glaucoma. Es cuando hay demasiada presión dentro del ojo, esto puede hacer que deje de funcionar y que tu quedes ciego. Cuando sé opaca la córnea. Este problema se puede solucionar con un trasplante aunque no siempre da buenos resultados. Cuando se opaca el cristalino, entonces en necesario quitarlo y sustituirlo por un lente llamado intra ocular, que devolverá la visión